04 June 2015

Paso 5: Enseñar

Hermenéutica - series (español)

La idea es presentar el “anillo de oro” a la persona - una propuesta al oyente. 
Si la persona responde con un “SI”, ya no está en nuestros manos. 

Escribir el Sermón.

Escribir el sermón palabra por palabra te ayuda a repensar la forma y trabajar con el texto un poco más. Mientras escribiendo se “llenan los huecos” del sermón. Un sermón no escrito puede ser difícil de seguir porque no haya “puentes” entre los puntos principales. Trata de escribir algo como una conversación viva, donde se dan preguntas y respuestas. Para conectar los puntos principales se puede usar una repetición de lo que ha hablado: “Hasta ahora hemos aprendido…” o “Si es así que…entonces ahora nos toca...”   


    • Al escribir el sermón, ten cuidado de usar la “lengua adecuada” y evita tantas repeticiones de palabras favoritas (entonces, en verdad,…). 
    • Si el bosquejo esta bien elaborado, el sermón se escribe casi por sí mismo. 
    • Antes de escribir, ora otra vez y pídele al Espíritu Santo que te guíe. Ora que Él quite las cosas no necesarias y ponga las cosas olvidadas. 

Usa las ayudas de FRESCO para ver si el sermón esta bien. Esto te puede servir para una evaluación de contenido y de tu propia motivación. 


Apropiar el sermón.

No es necesario memorizar el sermón, pero si es necesario conocer bien el contenido del sermón. Sería bueno haber terminado con el bosquejo del sermón - o de forma escrita - unos 2-3 días antes de la presentación de la predicación. Esto te da suficiente tiempo para leer el sermón unas veces más e interiorizarlo bien ->  hacerlo propio. 
También es una ayuda, leer el texto con unos marcadores: 
  • Marca con amarillo los puntos principales y los sub-puntos o palabras claves. 
  • Use un marcador rojo para las ilustraciones y citas usadas.
  • El marcador azul va a ser para las aplicaciones.  
Si hace falta “rojo” o “azul”, indica que hay la necesidad de más ilustraciones o de aplicación.

Después de marcar y subrayar el texto, uno puede también poner palabras claves al lado del texto en cada párrafo. Esto ayuda aun más hablar libremente. Ahora se anda por el sermón usando solo las palabras o temas claves para la predicación.  

Predicar el sermón 

Al inicio tal vez es una buena idea, predicar todo el sermón a sí mismo (de pronto frente de un espejo) o a un amigo. El amigo puede dar una evaluación del sermón y de la presentacion. Una ayuda también puede ser, verse a sí mismo en un video grabado del sermón.

Al presentar el sermón ¡Cuídate! – de la comunicación no-verbal
  • La cara ⇨ Que no sea aburrida o que dice algo diferente que el sermón.
  • Los gestos ⇨ Controla las manos y la forma de presentarse.
  • Vestido           ⇨ Ponte ropa adecuada y bien puesta
  • Tiempo           ⇨ Cuidado de no predicar mas que “permitido”
  • La voz ⇨ Usa la voz para hacer énfasis en puntos claves.
    • Tono ⇨ Baja y sube el tono para por ejemplo poner un énfasis. 
    • Volumen ⇨ Que no esté tan suave, pero tan poco tan fuerte.  
    • Velocidad ⇨ No corras, tampoco pongas a la gente a dormir.
    • Calidad ⇨ Practica una pronunciación clara y habla un buen español.

Evaluación 

Pídele ayuda a unos amigos para dar una evaluación después del sermón. Abajo tienes unas preguntas para una evaluación. Estas preguntas puede ser usados antes de dar el sermón también. Con las mismas preguntas puedes controlar, si tienes todo bien elaborado. 

Preguntas para una evaluación de la predicación:
  • ¿Capta la atención la introducción?
  • ¿Esta bien elaborado y comunicado el “Propósito del Sermón? ¿Que debe hacer el oyente?
  • ¿Esta fácil de seguir el sermón? ¿Da “gusto” escucharlo?
  • ¿Están bien presentados los puntos principales?
  • ¿Esta bien puesto en una sana teología? ¿Suena chueco en alguna parte?
  • ?Qué “lleva” el oyente a la casa? ¿Qué era lo significante para tí?
  • ¿Aterrizó bien al final? ¿Se queda desafiado el oyente? 
  • ¿Estaba bien presentado el sermón? ¿Distrae algo en la presentación al tema? 
  • ¿Que era el “hilo rojo” que se llevaba por todo el sermón (si hay)?

Una suma a TU sermón.

Para mi es bien importante notar que cada persona es diferente. Cada uno tiene una personalidad diferente. Cada persona pone un enfoque diferente. Y cada persona al final va a tener SU forma de preparar SU sermón. 
Por eso es importante notar que este manual debe servir como ayuda para empezar a predicar. Con el tiempo cada uno va a encontrar SU camino. 
Lo que - en mi opinión - cada persona DEBE dedicarse de hacer es, trabajar bien en preparar el texto y para esto es necesario de usar el sistema de “Observar, Entender y Aplicar”. Solo si uno tiene bien en claro de lo que quiere decir el texto, uno puede predicarlo bien. Solo si uno ha tenido bien en claro el propósito del Sermón, uno puede relatar el mensaje de Dios bien. 
Si Dios te ha dado el don de enseñar. Este NO significa que no necesitas prepararte. Significa que, si tenemos un don de poder elaborar las cosas bien y presentarlas en una forma que la gente lo entiende.  Haz un buen trabajo y trata de mejorar tu forma con cada sermón.


Al final te deseo, que Dios te bendiga en la preparación de su palabra. Cógelo primero para ti y de ahí predícalo a la gente. Es un privilegio de poder servir a tu lado.   

(regresar a todo el material de Hermenéutica)

Reactions:

0 comments:

Post a Comment